Quién me iba a decir a mi que con 33 años me aficionaría a jugar con muñecas...
Nunca me gustaron demasiado las muñecas. En casa había una o dos Barbies pero ningun muñeco-bebé. Tuve una Chabel y tres My Little Pony. Me gustaba jugar con construcciones de Tente y los clics de Playmobil. Disfruté con el tragabolas y nunca me regalaron el Mister Potato.
Ahora, descubrí las Blythes y poco a poco, las muñecas de resina. Qué vicio! Es muy peligroso a mi edad...

divendres, 1 d’octubre de 2010

Primera entrada

Vaya. Vamos a ver si soy capaz de mantener un blog durante un tiempo... A mi estas cosas me gustan, pero me suelen durar poco tiempo... 
He intentado empezar este primer post unas cuantas veces, pero acabo lo cerrando
pensando que no durará. Al fin me atrevo. 


Por donde empiezo? Tengo 33 años y vivo en Barcelona. Me gustan las cosas kawaii, los muñecos, los colores, etc. Así que cuando ví las muñecas Blythe me encantaron! Las descubrí hace algun tiempo pero no me compré ninguna hasta hace un añito aproximadamente. Fue un día navegando por internet y me gustaron mucho. Pero pensé que eran muy caras y que no me apetecía comprarla en Japón. Con el tiempo me acostumbré a comprar cosas por internet y le perdí el miedo. Así que volví a buscarlas y me enamoré de Friendly Freckles.
Ahora es Cactus, customizada por una chica que tiene mucha mano en este arte.

Cap comentari:

Publica un comentari a l'entrada