Quién me iba a decir a mi que con 33 años me aficionaría a jugar con muñecas...
Nunca me gustaron demasiado las muñecas. En casa había una o dos Barbies pero ningun muñeco-bebé. Tuve una Chabel y tres My Little Pony. Me gustaba jugar con construcciones de Tente y los clics de Playmobil. Disfruté con el tragabolas y nunca me regalaron el Mister Potato.
Ahora, descubrí las Blythes y poco a poco, las muñecas de resina. Qué vicio! Es muy peligroso a mi edad...

diumenge, 3 d’octubre de 2010

Mi primera Blythe

Os conté que mi primera Blythe fue una Friendly Freckles, verdad? Pues hoy os la presentaré. La tuve de stock hasta hace poco. Y es curioso pero no le hice fotos, así que no puedo poner una foto del antes y otra del después.
Ahora está preciosa. La customizó Musidora. Me decidí a mandarsela porque ví sus niñas en el foro de Vidas de Plástico y me encantó su trabajo. La verdad es que me gustaría tener customs de otra gente, pero como en cualquier otro hobby hay que ahorrar para tener una buena colección...
En el foro (http://www.vidasdepastico.com) leí mucho sobre customizaciones y muñecas, aprendí un montón, pero si quieres saber de qué estás hablando es mejor experimentar. Como no me atrevía a tocar a mi muñeca, me compré un par de Basaak (fake Blythe, o sea, copias baratas de las auténticas) y probé a hacerles de todo: desmontar el mecanismo de ojos, carving, maquillaje, coser pelo... Es la mejor forma de aprender.

Esta es Cactus y la adoro. Aunque fue la primera en llegar, es mi última Blythe. Durante este tiempo han llegado otras que también iré presentando...



 

Cap comentari:

Publica un comentari a l'entrada