Quién me iba a decir a mi que con 33 años me aficionaría a jugar con muñecas...
Nunca me gustaron demasiado las muñecas. En casa había una o dos Barbies pero ningun muñeco-bebé. Tuve una Chabel y tres My Little Pony. Me gustaba jugar con construcciones de Tente y los clics de Playmobil. Disfruté con el tragabolas y nunca me regalaron el Mister Potato.
Ahora, descubrí las Blythes y poco a poco, las muñecas de resina. Qué vicio! Es muy peligroso a mi edad...

dijous, 24 de febrer de 2011

Nuevas fotos de Kiwi

Hace algunos días que le hice más fotos a mi niña...
Todavía no me han llegado unas ropitas que le pedí en Etsy, así que me puse a coserle algun vestidito. Es más difícil que con Blythe porque son más peques, pero me gustó el resultado. Dentro de nada voy a tener que empaquetarla porque me vuelvo a España definitivamente, así que estaré unos días sin poder jugar con mis muñecas.
Tampoco voy a tener demasiado tiempo para ellas cuando esté allí porque vuelvo al trabajo. Tengo ganas de ver a mis compañeros después de un año de excedencia, pero será para poco tiempo porque en junio salgo de cuentas y mi hijo tiene derecho a estar con su madre, verdad?

Estoy pensando en comprarle otra peluquita...




Cap comentari:

Publica un comentari a l'entrada