Quién me iba a decir a mi que con 33 años me aficionaría a jugar con muñecas...
Nunca me gustaron demasiado las muñecas. En casa había una o dos Barbies pero ningun muñeco-bebé. Tuve una Chabel y tres My Little Pony. Me gustaba jugar con construcciones de Tente y los clics de Playmobil. Disfruté con el tragabolas y nunca me regalaron el Mister Potato.
Ahora, descubrí las Blythes y poco a poco, las muñecas de resina. Qué vicio! Es muy peligroso a mi edad...

dilluns, 7 de març de 2011

Quiero una Dal!

Hace tiempo que me ronda por la cabecita adoptar una Dal. Creo que no necesito que sea nueva, si encuentro una desnudita y con un pelito que me guste... ya me basta. Me gustan los colores de pelo naturales pero mejor que no sea rubio. Me da mucho palo comprar una nueva por el tema de aduanas, no quiero pagar demasiado porque tampoco sé si me va a enamorar o va a ser un capricho.
Así que sin prisas, me dispongo a buscar. Es curioso pero cuando no buscas algo, lo encuentras muy fácilmente, pero cuando te interesa de verdad, parece que es imposible!


1 comentari:

  1. hola soy anna esta hora solo tenia blythe ,pero el viernes me llego la primero dal y estoy encantada

    ResponElimina